Aikido

Aikido /

El arte de La Paz

Aikido es un arte marcial japonés creado durante la década de 1920 por Morihei Ueshiba (1883~1969), un experto que alcanzó el más alto nivel de maestría en las artes marciales japonesas clásicas.

El Aikido se realiza fusionándose con el movimiento del atacante y redirigiendo la fuerza del ataque en lugar de oponerse de frente. Aikido no tiene competencia.

El objetivo del entrenamiento de Aikido no es la perfección de un paso o habilidad, sino mejorar el carácter de uno de acuerdo con las reglas de la naturaleza.

El entrenamiento de Aikido tiene como objetivo promover el entrenamiento físico y mental. El aikido no solo es bueno para la salud, sino que también desarrolla la confianza en uno mismo de forma natural para la vida diaria.

El dojo es un lugar ideal para profundizar en la comprensión del ojo humano, para conocer gente sin importar la edad, el sexo y la ocupación.

Su fundador. Ō-sensei 

Morihei Ueshib
(1883-1969)

Morihei Ueshiba, en japonés 植芝 盛平, fue un artista marcial japonés de renombre, fundador del arte marcial del Aikido. Los practicantes de este arte o aikidōkas también lo llaman Ō-sensei («Gran Maestro») en señal de admiración y respeto.

Fundación Aikikai, organización matriz del Aikido en el mundo

La Fundación Aikikai es una asociación que se estableció para apoyar la herencia del Aikido creada por el Fundador (Morihei Ueshiba), entrenar el cuerpo y la mente a través del Aikido y promover el Aikido. Hoy, Aikido se ha establecido en 140 países alrededor del mundo.

Oficialmente reconocida por el gobierno japonés en 1940, la Fundación Aikikai es la organización matriz para el desarrollo y popularización del Aikido en todo el mundo.

Después del fallecimiento del Fundador, su hijo Kisshomaru Ueshiba fue investido como Aikido Doshu. En la actualidad, Moriteru Ueshiba ha sucedido a su padre como Aikido Doshu.

Aikido Hombu Dojo (sede central del Aikido en el Mundo) fue construido en 1931. Bajo Doshu, un gran número de Shihan y Shidoin se unen en sus esfuerzos para comprometerse con el desarrollo y mejora de la práctica como el centro de Aikido.

Aikikai Foundation 
Aikido World Headquarters

17-18 Wakamatsu-cho Shinjuku-ku,
Tokyo, 162-0056 Japan

La práctica del Aikido

Si se practica con seriedad, intensidad y honestidad, las técnicas de Aikido pueden ser eficaces ante agresiones, pero hay que tener presente que el Aikido no es defensa personal: su objetivo final no es someter o doblegar a un hipotético enemigo, sino el desarrollo integral del individuo. Podríamos considerar al Aikido como un método de estudio del cuerpo y la mente, que fortalece el espíritu, y como consecuencia ayuda a hacer personas íntegras y más humanas.

„Es muy importante que el desarrollo del Aikido se realice bajo la supervisión técnica de un profesional, es decir, aquel que ejerce una profesión que requiere de conocimientos formales y especializados, que ha cursado estudios y que cuente con un título que avale esos conocimientos.„

Debido a la complejidad del Aikido, el instructor debe de haber realizado un estudio minucioso del arte para no distorsionar los fundamentos del mismo que pueden hacer peligrar el correcto desarrollo del individuo y de sus expectativas. 

Esto sólo se consigue con el esfuerzo de una vida dedicada a ello de manera exclusiva, tal y como el Sensei,  Alvaro Kuhn ha hecho, bebiendo de la fuente y de la cultura donde se originó, Japón, durante ocho años de manera ininterrumpida y con un total de más de veinticinco años de práctica . 

Beneficios de la practica del Aikido

La práctica del Aikido propicia al practicante fortaleza, seguridad y coordinación,  a través de técnicas que coordinan la respiración abdominal y el movimiento corporal fluido y relajado.

Se potencia la elasticidad, flexibilidad, tonicidad muscular, movilidad, coordinación, agilidad y resistencia. 

„La ejecución de las técnicas de este modo, ayuda a aliviar tensiones musculares, nerviosas u orgánicas, regular funciones, alinear el cuerpo y corregir anomalías posturales, eliminando los bloqueos de la energía.

„La forma de ejecutar los movimientos en el Aikido, tienen como valor agregado, la alineación correcta de las vértebras lumbares, dorsales y cervicales, evitando los «pinzamientos de nervios» que son causa habitual de jaquecas, dolores musculares y problemas para caminar.

Por todo esto, el Aikido es totalmente aconsejable para ser practicado por todo tipo de personas, sin importar la condición física, edad o sexo. Hoy en día numerosos profesionales del deporte, psicología o medicina recomiendan su práctica